Nunca la silueta de una falda que sobrepasa las rodillas había sido tan sensual. Las faldas lápiz al más puro estilo años cuarenta han arrasado este invierno, eso sí, exigiendo ir acompañadas de tacones de altura. La tendencia más invernal ha sido combinarla con delicados suéteres, y con el punto como su mejor aliado. Buen ejemplo de ello son Olivia Palermo y Kim Kardashian, muy asiduas a este estiloSin embargo, a pesar de tener multitud de opciones a la hora de combinarlas, buscar un toque de sofisticación y elegancia a la sensualidad implícita de la prenda se convierte en la mejor elección. En ese caso, muchas it girls se decantan por aunar sus respectivos modelos a una camisa, construyendo así el perfecto ‘look’ working. Por su parte, otras han explotado todas las posibilidades de su falda aportando un toque sumamente chic con un top de corte asimétrico.

El verano nos anunciaba que cropped topsy + faldas midi configurarían el tándem más demandado del año. De hecho, para adaptarse a las cortísimas dimensiones de la prenda superior y evitar enseñar demasiada piel, las faldas alzaban su talle hasta sobrepasar la cintura. Entre las adeptas a este estilo destaca la modelo Miranda Kerr. Pero sin duda, la falda tubo negra con una pequeña abertura sigue siendo un clásico básico, y este año se multiplican los modelos split, es decir, aquellos que lucen corte estratégico en la parte delantera facilitando nuestro paso y dejando que presumamos de piernas. En ambos casos llama la atención que se trate de un conjunto dos piezas, en el que la fórmula se basa en combinar chaqueta o jersey con la falda.

¡Atrévete y luce una falda midi esta primavera!

Escribir un comentario